Entorno - Posada El Cuadrante
15732
page-template-default,page,page-id-15732,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

SELAYA VILLACARRIEDO

Selaya es un pueblo con una fuerte identidad pasiega. Es un lugar lleno de vida, con una mezcla entre lo viejo y lo nuevo ( incluyendo una discoteca particularmente llamativa). También tiene muchas casas históricas . La mayor festividad de  El  Valle de el Pas se lleva a cabo aquí, la Virgen de Valvanuz, el día 15 de agosto, en la iglesia del mismo nombre, a poca distancia del pueblo.

El Palacio de Donadío en el centro de la aldea es el edificio más notable. Consiste en una torre  medieval, en torno al cual  ha sido construido el palacio del siglo XVI.

Muy cerca se encuentra la bolera, donde se puede ver jugando bolos a la gente del pueblo, un tipo de bolos , el bolo pasiego que solo se juega en el norte de España.

Selaya se encuentra a poca distancia del pueblo de Villacarriedo. Cerca del centro de Villacarriedo se encuentra el Palacio de Soñanes, un bello edificio barroco que ahora es un hotel de 4 estrellas. El palacio fue construido en 1722 por Juan Díaz de Arce y Pérez del Camino, embajador de Felipe V en Roma. Los planos fueron elaborados por el arquitecto italiano Cosimo Fontanelli. Muy cerca se encuentra la Escuela de los Escolapios, inaugurada en 1746. La iglesia de San Martín, del siglo XVIII y una hilera de  casas, construidas en el estilo local, con balcones de madera labrada , son otros edificios que merece la pena ver.

CARMONA – CANTABRIA

Desde Posada El Cuadrante queremos contaros que Carmona es uno de los más emblemáticos y naturales de los pueblos de Cantabria, en parte debido a su remota posición . Es un ejemplo típico de la arquitectura rural montañesa. Muchas de las casas están decoradas con escudos de armas y sus balcones adornados con flores.

El edificio más grande del pueblo es el Palacio de los Mier ( conocido también como  Palacio de los Rubín de Celís), un edificio del siglo XVIII en dos torres achaparradas, cada una con tres plantas. En la actualidad se conoce como la Venta de Carmona, un hotel de propiedad del gobierno local.

El pueblo cuenta con muchos otros edificios del siglo XVII. También es posible ver a los artesanos locales fabricar las albarcas a la puerta de sus casas. La albarca es un calzado típico montañes y  son zuecos de tres patas que se mantienen en las puertas de las casas y se calzan con zapatillas de fieltro en el interior y su función es mantener los pies alejados del barro y la humedad.

PICOS DE EUROPA – CANTABRIA

Posada El Cuadrante quiere comentaros que este es el nombre dado a esta hermosa cadena montañosa que se eleva a 2648 metros hasta el Torrecerredo, el pico más alto, y a poca distancia del mar. De hecho, la visibilidad de los picos nevados desde el mar se dice que es el origen de su nombre, los marineros que regresaban de largos viajes tenían su primera visión de Europa aquí.

Las montañas se dividen en tres macizos por los ríos Duje y Cares. El paseo a lo largo de este último es una excelente oportunidad para ver el corazón de estas montañas con muy poco esfuerzo. Los nombres de los macizos son El Cornión – al oeste del Cares, Andara, a nuestra derecha  a medida que avanzamos desde Unquera a Potes y, finalmente, Los Urrieles que es el macizo central y le más alto. Podemos ascender parte del macizo central en el teleférico de Fuente Dé, que nos lleva hasta  una altura de 1.800 metros. Uno de los picos más famosos es el Picu Urriellu, más popularmente conocido como el Naranco de Bulnes, en la vecina Asturias (2519 m ). Este pico  de pared  vertical se ha convertido en un símbolo de los Picos y es muy apreciada por los montañeros. Se encuentra cerca de Cabrales y en días claros es también visible desde San Vicente de la Barquera.

Los Picos son ahora un Parque Nacional, cuya administración depende de tres Comunidades Autónomas – Cantabria, Asturias y Castilla-León. Es el hogar de muchas especies protegidas. Es común ver  rebecos, águilas y buitres. Los lobos y los jabalíes están también presentes, aunque no son vistos a menudo por los caminantes.

Más difícil de ver por el ojo humano, aunque todavía  presente en estos lugares, es el oso. Estos animales tienden a vagar en las partes más remotas de los Picos y montañas circundantes, siendo más común en el oeste de Asturias.

LIÉRGANES

Posada El Cuadrante os recomienda su vita y os cuenta un poquito de su historia:al descender el valle del Miera, se llega a la localidad de Liérganes. Este pueblo está dividido en dos secciones: una es el pueblo antiguo, con sus bonitas casas y plazas, llenas de sabor regional, y la otra es la sección más moderna a lo largo del río, que ha crecido en torno al hotel balneario. Este hotel, construido en el siglo XX  para explotar las aguas sulfurosas existentes en la zona .El spa original fue abierto en 1862. El contacto es www.aytolierganes.com  Otros hoteles y restaurantes han crecido a su alrededor con el tiempo.

Junto con  Liérganes, La Cavada  se convirtió en un importante centro  en 1622 cuando se abrió La Fabrica de Cañones.

El casco antiguo tiene muchos edificios nobles del siglo XVII, como El Palacio de la Rañada (en el barrio de Rubalcaba ). El pueblo también tiene un bello puente renacentista, el Puente Mayor o Puente Romano sobre el río Miera. Cerca del pueblo podemos ver las dos colinas popularmente conocido como Las Tetas de Liérganes.

Liérganes es localmente famoso por la leyenda del hombre-pez. Francisco de la Vega Casar era  natural de la localidad de Liérganes trasladandose a trabajar a Bilbao como carpintero. Un día,  fue a nadar en el río Miera y nunca regresó. Nueve años más tarde, en Cádiz, unos pescadores sacaron  sus redes y descubrieron entre ellas a un hombre  frío, cubierto de escamas. Lo llevaron a Cádiz, donde fue reconocido por un paisano de  Cantabria debido a una distintiva marca de nacimiento que poseia. Había perdido el habla, pero admitió que era Francisco de la Vega Casar vecino de  Liérganes. A partir de entonces, fue explotado como una curiosidad, sólo comía pescado crudo. Un día se escapó y nunca más fue visto otra vez.

LIÉBANA

Desde Posada El Cuadrante queremos contarós algo de Liébana, es el nombre dado a los valles emplazados bajo  los Picos de Europa en el lado norte, con Peña Sagra, al este, y la cordillera Cantábrica al sur. Estos valles están separados por divisiones de montaña más pequeñas que las montañas circundantes, casi completamente aislados del mundo exterior. La única manera de salir de Liébana es el paso de montaña o puerto de San Glorio que nos lleva a la provincia de León, o el de Piedras Luengas que conduce a Palencia. El río Deva  corta el camino a través del Desfiladero de la Hermida. El camino que conduce a la costa fue construido en el siglo XIX. Anteriormente, los habitantes tenían que cruzar las montañas para llegar a la costa. Estos valles son un excelente territorio para la exploración llenos de encantadores pueblos y paisajes . Aunque el entorno es muy montañoso, los valles tienden a ser bastante llanos hasta llegar a un punto determinado en el que comienzan a subir, con la excepción del valle que lleva hasta Potesdonde a traves de una impresionante  garganta de roca llegamos a los pies del teleférico de Fuente Dé, por supuesto, un callejón sin salida.

Debido a su aislamiento de la Costa Atlántica, las partes bajas de los valles gozan de un privilegiado clima Mediterráneo, abrigados de las inclemencias del tiempo por las montañas que los rodean. Aquí  encontramos  cultivos que no son realmente típico del norte de España como la vid, frutales, olivos y alcornoques

TELEFÉRICO DE FUENTE DÉ

Desde Posada El Cuadrante,uno de losalojamientos rurales en Cantabria (Turismo Rural de Cantabria)queremos contaros un poquito del teleférico de Fuente Dé ,un anfiteatro de roca impresionante y uno de los mayores atractivos turísticos de Cantabria por el teleférico. Esta fue erigida en 1966 , tarda 4 minutos en subir  753 metros para alcanzar unas incomparables vistas de los Picos y las montañas circundantes desde una altura de 1850 metros. Desde el lugar en que nos deja el teleférico podemos ascender a  picos más altos con relativa facilidad, aunque hay que recordar que estamos en  alta montaña y puede ser peligroso si no se tiene cuidado. Como alternativa podemos caminar hasta el pueblo de Espinama a través de los pastos del Puerto de Áliva.

SAN VICENTE DE LA BARQUERA

Pueblo de pescadores en la parte más occidental de Cantabria. En la época de los romanos conocida como  puerto  de Verasueca, y anteriormente habitada por una tribu cántabra. La villa más tarde se convirtió en un importante centro ballenero con mucha construcción naval. Ahora es un modesto puerto pesquero y centro turístico. Hasta el año 2001 todo el tráfico de la costa norte se veía  obligado a pasar por la estrecha calle que cruza el centro del pueblo. La construcción de una nueva autopista de circunvalación significó que San Vicente de la Barquera puede disfrutar hoy en d de un ambiente más tranquilo.

Que visitar

San Vicente de la Barquera está construido sobre un promontorio y unida al continente por dos puentes. El Puente de la Maza es el puente que nos lleva a San Vicente si nos acercamos desde el este. Cuenta con 32 arcos y se inició en el siglo XV (construido sobre el puente de madera original), a pesar de que fue modificado posteriormente. El segundo puente, el Puente Nuevo o Puente del Parral conduce al muelle pesquero y es también nuestra salida hacia  Unquera, Asturias o los Picos de Europa. El pueblo fue uno de los 4 pueblos  marítimos más importantes de Cantabria y también  un importante lugar  de descanso en la ruta norte a Santiago de Compostela. Los restos de la antigua hospedería de peregrinos todavía se pueden ver en el Casco Viejo. El pueblo medieval conserva los restos del castillo del siglo XV, la Puerta de Poniente  y también la iglesia gótica  de Santa María de los Ángeles, que fue construida principalmente en el siglo XIII (sobre los restos de una iglesia anterior) y luego modificada en el siglo XVI. Su imponente torre fue añadida en el siglo XIX. Dentro de la iglesia hay una estatua erigida al  inquisidor Antonio del Corro,  considerada uno de los mejores ejemplos del arte funerario del Renacimiento en España. Del Corro murió en 1556 a la edad de 84 años. El inquisidor se acostó tranquilamente a leer en su propia tumba.

Fuera de la iglesia podemos disfrutar de un paseo por la muralla de la ciudad vieja observando durante la marea baja la gran extensión de arena a los pies de la muralla y  a las mariscadoras en plena faena abajo en la ría. Las paredes de la muralla datan originalmente  del siglo VIII, aunque  por supuesto, han sido modificados ya que protegían al pueblo de los ataques vikingos y normandos. Algunas de las pasarelas originales todavía se pueden ver como la Torre del Preboste ( lugar donde se recaudaban impuestos en la Edad Media y que más tarde se convirtió en una prisión), la cual da acceso al Renacentista Palacio del Corro  y que hoy en día es el Ayuntamiento. Cerca de allí, entre el Ayuntamiento y la iglesia, está el Hospital de la Concepción  que data de los siglos XIV/XVI  y que dio cobijo a los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela. Un poco más abajo de la colina se encuentra  El Castillo del Rey, que data de 1210 (aunque sus orígenes se remontan, por supuesto, mucho más lejos), está abierto al público y alberga una exposición de la historia del pueblo.

La plaza en el centro de la aldea en lo que una vez fue el barrio de los pescadores. Entre la plaza y el  Puente Nuevo podemos encontrar muchos restaurantes especializados en platos de pescado y marisco. Al cruzar el puente y tomar el desvío a la derecha nos encontramos con el muelle donde hoy en día podemos ver a numerosas personas pescando durante las horas de marea .  Siguiendo este camino junto al mar se llega a la Ermita de la Virgen de la Barquera, que data del siglo XIII. Esta pintoresca capilla es el lugar donde se dice que  la Virgen María  se apareció en un bote, sin remos ni tripulación. Esta es la razón del nombre de San Vicente de la Barquera. La Barquera se refiere a la embarcación en la que se dice apareció la Virgen . Su aparición se celebra cada año justo después de la Pascua en la Fiesta de la Folía cuando una reproducción de la Virgen es sacada en procesión por las calles de la villa  y luego sacada en procesión marítima en uno de los barcos de pesca de la aldea.

COMILLAS

Posada El Cuadrante os comenta que Comillas es una mezcla única de  aldea rural, puerto pesquero y edificios aristocráticos, todo lo cual  le confiere un carácter especial. De esta villa salieron cinco obispos durante los siglos XVII y XVIII  por lo que se la conoce como la “aldea de los obispos”. Nuestra entrada a Comillas nos lleva a lo largo de la playa, pasando por el pequeño puerto (el último puerto ballenero  de Cantabria) y con un cruce en el centro de la aldea, que nos permite tener una idea de la topografía de Comillas. Desde el cruce de caminos se pueden llegar fácilmente a lugares de interés como la elegante plaza principal y el “Capricho” de Gaudí.

Muchos de los edificios fueron erigidos siguiendo las órdenes de don Antonio López y López, primer marqués de Comillas, un indiano que, después de haber hecho su fortuna en Cuba, regresó a su ciudad natal y fue nombrado marqués por el rey Alfonso XII. Algunos dicen que era un traficante de esclavos. López nació en 1817 y pasó una infancia humilde en Comillas. La Compañía Transatlántica fundada por López fue uno de los soportes principales de  Alfonso XII y por esa razón le otorgaron su título nobiliario. Comillas es ahora un importante centro turístico y está asociado con la aristocracia después de la visita de Alfonso XII y su corte en 1881. Hasta ese momento había sido sólo un humilde pueblo de pescadores, fundado por pescadores de San Vicente de la Barquera que perdieron sus hogares en un incendio, y decidieron continuar la pesca de la dorada y las ballenas en Comillas. Las visitas de Alfonso XII pusieron de moda Comillas y llevaron la electricidad a la aldea; además de esto también llevaron la influencia modernista catalana.

Los monumentos más importantes de Comillas son:

El Palacio de Sobrellano – un hermoso edificio construido por el arquitecto catalán Doménech i Muntaner. La vecina capilla / mausoleo de la familia forma parte del conjunto arquitectónico. La capilla fue en realidad diseñada como dos edificios  y datan de 1881. El arquitecto también diseñó la Fuente de los  Tres Caños.

El Capricho de Gaudí – un edificio pequeño, pero probablemente el más famoso de Comillas diseñado por el arquitecto catalán Antonio Gaudí, autor de la famosa catedral de la Sagrada Familia de Barcelona. Fue construido en 1885 y ahora es un restaurante. El exterior es cubierto por azulejos de cerámica con motivos arabescos.

El Cementario de San Cristobál – coronada por el ángel exterminador del escultor Josep Llimona, que domina las ruinas de un viejo monasterio gótico. El cementerio fue remodelado en  estilo modernista por Doménech i Montaner.

Monumento al Marqués de Comillas – erigido en 1890 por Doménech i Montaner como un homenaje al marqués.

La Universidad Pontificia – domina todo el pueblo y fue construida en 1883 por los arquitectos Martorell, Cascante y Doménech en estilo gótico-mudéjar. La universidad está destinada a convertirse en una escuela de español para estudiantes extranjeros.

Aparte de estos lugares,  también merecen una visita las plazas alrededor de la iglesia parroquial, en el centro del pueblo, con sus terrazas al aire libre y restaurantes. Estas plazas incluyen ejemplos de arquitectura medieval regional. Comillas también tiene un pequeño puerto pesquero.

POTES

Posada El Cuadrante os comenta que Potes es el centro principal de la parte oriental de losPicos de Europa. Se encuentra estratégicamente en la confluencia de  cuatro valles (Valdebaró, Valdeprado, Cereceda y Cillorigo) que componen esta zona conocida como Liébana. Se dice que el nombre del pueblo deriva de la palabra puente. Potes ha sido la capital de esta zona conocida como Liébana desde la Edad Media. Tiene una población pequeña, pero es popular entre los turistas, excursionistas y montañeros lo que le da al lugar un ambiente animado.

Cada lunes por la mañana  se celebra desde el año 1921 un mercado en el pueblo, donde se pueden adquirir productos de la zona. Tiene su propio microclima especial debido a la distancia de la costa y el hecho de que está completamente rodeado de montañas que lo protegen del clima más húmedo costero. La vegetación y la agricultura de los valles más bajos es muy diferente de la que vemos en la costa.

La vista más impresionante de Potes es la torre fortificada del siglo XV, la Torre del Infantado, en el centro del pueblo y que simboliza el poder de la familia del Marqués de Santillana. Actualmente es la sede del Ayuntamiento.

El casco antiguo de la villa sufrió mucho durante la Guerra Civil española , sin embargo, se conservan muchos edificios medievales adornadas con escudos de armas. Las dos secciones del casco antiguo están unidas por elpuente de San Cayetano, con la capilla adyacente del mismo nombre. Potes es un bello pueblo, ideal para descubrir a pie ya que cuenta con numerosas calles secundarias y estrechas donde sorprendernos con algún detalle.

La zona es muy conocida en España por su producción de quesos azules como el Picón, Tresviso y Cabrales entre otros tipos de queso. EL plato típico es el cocido lebaniego, donde en primer lugar se sirve la sopa del cocido y luego  se sirven los garbanzos acompañados de las carnes y embutidos del cocido. A partir de las uvas prensadas se obtiene un destilado que se llama orujo y que es típico de esta zona, podemos encontrar el orujo blanco y además también está disponible en versiones más dulces donde se mezcla con miel o hierbas. En la zona es habitual servirlo acompañado del  llamado té del puerto después de la comida ya que facilita la digestión. Otro edificio que merece una visita es la iglesia de San Vicente  data de entre los siglos XIV y XVII.

El pueblo cuenta además con  el monumento al violinista Jesús de Monasterio, que nació en la aldea.

CUEVAS DE ALTAMIRA

Santillana del Mar es también el hogar de algunas de las pinturas rupestres más bellas del mundo, las de las Cuevas de Altamira. Estas son algunas de las pinturas rupestres más importantes de Europa, junto con las de Lascaux, Francia. Se remontan a más de 16.000 años.

Las pinturas fueron descubiertas por Marcelino Sanz de Sautuola y su hija en 1876. Mientras estaba explorando la cueva con su hija que fue quien primero vio las pinturas en la cueva. El descubrimiento fue recibido con incredulidad por los contemporáneos de Sautuola,  era difícil creer que el hombre primitivo fuera capaz un arte tan sofisticado. Por último, dos décadas después de la autenticidad de las pinturas fue aceptada.

La cueva se convirtió en una atracción turística importante y fue declarado Monumento Nacional en 1924. La gran afluencia de visitantes alteró las condiciones climáticas de la cueva y las pinturas comenzaron a deteriorarse. La entrada fue limitada en 1977 (la lista de espera se convirtió en años) y las cuevas se cerraron finalmente al público en 2001.

Sin embargo, ha sido construido un nuevo museo    donde se encuentra una réplica de la cueva y  bien vale la pena una visita, ya que realmente da la impresión de estar dentro de la propia cueva además cuenta con una serie de ayudas didácticas y tecnológicas de alto nivel que incluyen reproducciones de holograma de la vida del hombre primitivo en la cueva. El acceso  era poco más que un agujero en la ladera y se debe al hecho de que la entrada de la cueva original se había derrumbado, sellando y contribuyendo así a  la preservación de la cueva durante tantos siglos. El nuevo museo  ha reconstruido la boca de la cueva por lo que  el visitante puede hacerse una idea exacta de lo que era la cueva original  cuando estaba habitada. Se pueden ver las viviendas en la entrada de la cueva y penetrar en la caverna hasta llegar a la cámara de las pinturas. Las pinturas de la Neocueva  así como  las grietas en la piedra han sido tan bien recreadas que incluso a los guías  les cuesta distinguir entre las dos. La cámara de las pinturas de la Cueva de Altamira es conocida como la “Capilla Sixtina del arte Cuaternario”, el mismo Picasso dijo que “ninguno de nosotros es capaz de pintar de esa manera”. La calidad y audacia artística de las pinturas es excepcional. Hay 27 bisontes,  2 caballos y  varios ciervos. La figura de estos bisontes se utiliza a menudo como un símbolo de la zona de Cantabria. De hecho, Cantabria y Asturias tienen muchas cuevas diferentes, a menudo con pinturas  y otros restos. Además otras cuevas, como El Soplao tienen formaciones espectaculares. El Museo de Altamira también alberga una exposición permanente de objetos de estas cuevas locales y da una visión fascinante de la vida de los habitantes. Es sorprendente observar cuán sofisticada fue su cultura en realidad tal como lo vemos en  los instrumentos musicales, implementos de costura y otros objetos. De hecho, el museo compara su cultura y estilo de vida a la de los indios norteamericanos y los esquimales en un pasado relativamente reciente.

PARQUE DE LA NATURALEZA CABÁRCENO

El Parque de la Naturaleza de Cabárceno no es un zoológico convencional ni un parque natural. Es un espacio naturalizado por la mano del hombre, a partir de la belleza primitiva de su paisaje kárstico, sobre las 750 ha de una antigua explotación minera a cielo abierto.

SANTILLANA DEL MAR

Santillana del Mar es probablemente el más típico de los pueblos de esta región de España, una fuente de orgullo para los habitantes de la región. Descrito por Jean Paúl Sartre como “el más bello pueblo de España”. Es a la vez una ciudad medieval con grandes palacios y al mismo tiempo un  sencillo pueblo lechero  de poco más de 4000 habitantes. Sus casas están decoradas con escudos de armas, indicativos de su glorioso pasado. Su riqueza en la época medieval procedía de lana y lino. Ahora el turismo constituye una de las fuentes más importantes de ingresos debido a la proliferación de hoteles, pensiones y  tiendas de recuerdos.

Santillana del Mar es conocida como “la villa de las tres mentiras” porque ni es santa ni es llana ni tiene mar. El nombre se deriva de Santa Juliana, una mártir de Anatolia, cuyos restos han permanecido aquí desde el siglo VI. El monasterio de Santa Juliana, origen del asentamiento medieval fue creado en el año 870 AC. Durante la Edad Media, el pueblo era más importante que el vecino  Santander. En los siglos XIV y XV se produjo un período de decadencia  de la villa debido a las luchas entre nobles.

El pueblo sólo se recuperaría gracias a la riqueza traída por los indianos emigrantes que se fueron a América y volvieron con riquezas a su tierra natal. La construcción del Convento de los Dominicos de Regina Coeli dio al pueblo una importancia cultural considerable. En 1889 el pueblo fue declarado Monumento Histórico-Artístico y por lo tanto se beneficiaron de un mayor grado de protección, lo que ha significado que lo podamos ver casi exactamente como era hace siglos. La iglesia,  Colegiata de Santa Juliana, es uno de los ejemplos más destacados de la arquitectura románica de la región. El altar está hecho de plata mexicana, traída por aquellos que buscaban fortuna en las Américas. El claustro merece una visita, aunque las horas de visita están restringidas.

Que visitar

El plan de las calles se ha mantenido prácticamente sin cambios desde el siglo XVI y forma una “Y”  con dos calles principales, la calle Juan Infante nos lleva a la plaza del mercado (o  plaza de Ramón Pelayo) donde se encuentran el Ayuntamiento y el Parador. La otra, la calle del Cantón, nos lleva a la espléndida Colegiata desde donde comienza nuestra visita.

La Colegiata es una hermosa iglesia románica, cuya construcción se inició en el siglo XII (construida sobre las ruinas de un monasterio benedictino del siglo X antes dedicado a  Santa Juliana) y ha sido objeto de numerosas modificaciones. También está dedicada a la Santa Juliana de Bitinia, a quien su esposo Eulogio había condenado a muerte por su negativa a entregarle su virginidad y negarse a renunciar a su fe en Dios, durante la persecución de los cristianos por el emperador romano Diocleciano  en el siglo III. Pronto se convirtió en el mayor monasterio medieval en Cantabria alcanzando su mayor importancia económica y jurisdiccional en el siglo XII. La afluencia de peregrinos en su camino a Santiago aumentó su importancia. La puerta frontal con la figura de Santa Juliana se añadió en el siglo XVII. A la derecha de la puerta de entrada, se puede ver la torre original, que fue la torre del campanario de la iglesia primitiva. En la parte izquierda de la iglesia se encuentra el claustro, que data de los siglos XII/ XIII (es necesario pagar entrada para visitarlo).

Al salir de la Colegiata, podemos ver a la izquierda un museo dedicado al escultor local, Jesús Otero, que se encuentra en  los antiguos establos de los abades del monasterio. Frente a este se encuentra la Casa de la Archiduquesa de Austria. Caminando detrás de la iglesia, vemos el magnífico  Palacio de Velarde del siglo XVI, coronado con pináculos. Al volver caminando, se puede pasar por el lavadero abierto situado en el centro de la calle y observar los escudos de armas en las casas adyacentes, Casa de los Cosío  y  Casa de Quevedo. Aquí podemos detenernos para tomar un vaso de leche y un trozo de bizcocho y ver abrevar al ganado en el abrevadero que se encuentra  frente a la iglesia. Muy cerca se encuentra el  espeluznante Museo de la Tortura, el cual exhibe una amplia colección de instrumentos de tortura y ejecución utilizados por la Inquisición.

Desde aquí continuamos por la calle hasta la Casa de los Villa (o Casa de los Hombrones, llamada así por los dos guerreros que están representados en el escudo de armas. Seguidamente está la Casa de Leonor de la Vega, madre del primer Marqués de Santillana, esta construcción del siglo XV es ahora un hotel de lujo. A lo largo de la calle están la Casa-Torre de los Velarde, la Casa de los Bustamante, la Casa de Barreda y la Calle de las Lindas. Al llegar a la plaza principal, encontramos La Torre de Don Borja, edificio del siglo XV, donde se celebran exposiciones que se llevan a cabo por la Fundación Santillana, La casa se añadió a la derecha de la torre con posterioridad. La otra torre fortificada en la plaza es la Torre de Merino, símbolo del poder señorial que iba a desafiar el poder eclesiástico a partir del siglo XIV, como representante de la autoridad civil y los derechos fiscales de la monarquía. Esta fue  residencia del representante del rey y su propósito era principalmente militar. La estructura original se conserva en el interior. También  aquí se celebran exposiciones.

En el otro lado de la plaza, el Ayuntamiento, la Casa del Águila y la Casa de la Parra. Frente a ellos el Palacio de los Barreda, sede del Parador Gil Blas. Al salir de la plaza y continuar por la calle podemos ver el Palacio del Marqués de Benamejís. Cruzando la calle principal, se llega al Convento de Regina Coeli (un convento de monjas Clarisas) Casa  Museo Diocesano, que alberga una colección de arte religioso, fundado en 1969. Muy cerca se encuentran el Convento de San Ildefonso (1667) y la Casona de los Tagle, la cual alberga un museo.

La Posada El Cuadrante espera que este texto le haya resultado interesante.

SANTANDER

Santander es la capital de la provincia de Cantabria y tiene una población de alrededor de 200.000 habitantes. La ciudad tiene una posición incomparable a orillas de una gran y hermosa bahía debido a su posición en la ladera sur de una península, algo bastante inusual para una ciudad en la costa norte de España.

En conjunto, Santander es una ciudad moderna, con pocos edificios que no se remontan más allá del siglo XIX. Un gran incendio devastó el centro en 1942, lo que significa que una gran cantidad de edificios fueron irremediablemente perdidos y la ciudad tuvo que ser reconstruida. La principal zona comercial es alrededor del Ayuntamiento desde donde dando un paseo llegamos a la zona de tapas, bares y pubs, que se encuentra en el área detrás del Banco de Santander y, entre este y Puerto Chico. Es el lugar más animado para ir desde las 9 pm en adelante. Esta es la zona conocida como Cañadío con su plaza – Plaza de Cañadío – como centro neurálgico.

La historia de la zona se observa en los restos prehistóricos que se encuentran cerca en cuevas alrededor de la bahía. En el año 21 AC el emperador romano César Augusto envió a su marina de guerra para someter a las tribus locales conocidas como Cántabros. Santander con su puerto natural se convirtió en el centro de operaciones logísticas y era conocida como Portus Victoriae. En la cripta de la Catedral, es posible ver restos romanos.

El nombre de la ciudad se deriva del mártir San Emeterio. Se dice que las cabezas de los mártires San Emeterio y San Celedonio llegaron en un barco a la pequeña isla conocida como La Horadada , que es visible desde la Isla de la Torre y la Península de la Magdalena.

En la Edad Media, la ciudad se convirtió en lugar importante debido a la exportación de la lana castellana hacia Flandes. Plagas sucesivas afectaron a la ciudad y provocaron un descenso en su economía .En el siglo XVIII el puerto volvió a cobrar importancia debido al comercio con las Américas. En 1755 Fernando VI le concedió el título de “ciudad” a Santander y en 1817 se convirtió en la capital de la provincia. La disputa por el obispado se resolvió a favor de Santander y la Colegiata de Santander se convirtió en la catedral actual. La liberalización del comercio con las Américas en el siglo XIX fortaleció la posición de la ciudad y trajo aún más ampliaciones de las instalaciones portuarias y astilleros junto con la emigración de los habitantes de la zona – los indianos – a través del Atlántico.

En 1893 se produce la explosión del buque de carga Cabo Machichaco causando más de 500 muertes. En 1941 el casco antiguo de Santander fue destruido por desgracia, en un gran incendio que explica la apariencia relativamente moderna de la ciudad .

Santander es ahora una importante ciudad administrativa, comercial y turística. En verano se celebra una semana de corridas de toros en honor de Santiago Apóstol (25 de julio) y el Festival Internacional de Santander en el que participan artistas de renombre internacional – sobre todo en el campo de la música clásica y la danza.

El Museo de Bellas Artes, la galería de arte, se encuentra en el centro de la ciudad. Alberga obras de arte desde el siglo XV hasta nuestros días, siendo la más importante el retrato de Fernando VII pintado por Goya en 1814. La catedral data de los siglos XIII/XIV, aunque tuvo que ser reconstruida después del incendio de 1941. Restos romanos se puede ver en la cripta. Frente a la Catedral se encuentra la plaza conocida como Plaza Porticada, construida después del incendio de Santander para albergar las oficinas del gobierno local.

El edificio principal está ahora ocupado por la Caja de Ahorros de Cantabria. Esta plaza fue el lugar donde se celebró el Festival de Verano de Santander de Música Clásica y Danza desde 1948 hasta que fue construido el Palacio de Festivales . Debido al clima del norte que no garantiza el buen tiempo en verano, la Plaza se cubría de toldos y el trafico se desviaba durante los días que duraba el Festival.

El barco Somo – Pedreña – Santander llega al Embarcadero frente del Paseo de Pereda desde ahí salen también las demás excursiones marítimas. Una línea de tren circulaba desde la plaza de las estaciones hasta Puerto Chico estuvo en uso hasta la década de los 80. Ahora es un paseo con un carril bici . El pabellón que antes era el viejo edificio de la aduana , ahora es un centro de exposiciones. Además a lo largo del paseo marítimo a Puerto Chico vemos algunas estatuas atractivas dedicadas a los Raqueros, niños que en otros tiempos se sumergían en el agua para recuperar las monedas que tiraban los transeúntes.

La avenida a lo largo de la línea de costa entre el puerto de recreo de Puerto Chico y la catedral es conocida como Paseo de Pereda. En ella vemos una hilera de hermosos edificios y habría sido el centro de comercio de la ciudad. En el centro está el arco del Banco de Santander. El edificio es del siglo XIX y fue comprado por el banco para su sede en la década de los 50.

Puerto Chico es el puerto al final del Paseo de Pereda. Originalmente era el puerto pesquero, el cual fue trasladado al llamado Barrio Pesquero a mediados del siglo 20 y Puerto Chico se convirtió en un puerto de embarcación de recreo. El Barrio Pesquero, no es particularmente atractivo , pero cuenta con una selección de restaurantes de pescado y marisco.

El enorme edificio de mármol rectangular en el extremo de Puerto Chico es el Palacio de Festivales, sede del Festival de Verano de Santander . El edificio fue bastante controvertido durante su construcción.

Más allá del Palacio de Festivales, encontramos la Playa de la Magdalena donde se encuentra el Museo Marítimo del Cantábrico. Este museo cubre todos los aspectos de la relación de las poblaciones locales con el mar, incluyendo grandes acuarios donde la fauna marina local se pueden observar. El museo también cuenta con un buen restaurante con un menú muy razonable que puede ser degustado disfrutando de las vistas de la bahía de Santander.

Saliendo del centro de la ciudad y siguiendo la línea de costa hacia la entrada de la Bahía, se llega a la zona residencial y turística de El Sardinero (cuyo nombre deriva de las sardinas capturadas frente a esta extensa playa). Esta es una zona con elegantes edificios como el Palacio de la Magdalena, el Casino y el Hotel Real. El camino de acceso al Sardinero (Avenida de Reina Victoria) está lleno de elegantes villas pertenecientes a la aristocracia y funcionarios públicos que acompañaban al rey. El Sardinero se hizo importante debido a las visitas de verano del rey Alfonso XII y la reina Victoria Eugenia en el comienzo del siglo XX cuando los baños en el mar se pusieron de moda. En ese momento, el rey solía pasar los calurosos meses de verano en San Sebastián a pesar de que generalmente encontraba tiempo para visitar Santander. La ciudad de Santander decidió conceder la Península de la Magdalena a la familia real y el Palacio de la Magdalena fue construido por los arquitectos Bringas y Riancho y entregado al rey en 1912 como presente de la boda de la familia real . Desde entonces vino a pasar su veraneos en Santander, junto con otros miembros de la corte que consideraban la ciudad el lugar ideal para estar en verano. La zona de El Sardinero vio la construcción de casas nuevas y elegantes como Villa Piquío, Villa Rita y Villa Esperanza . Al mismo tiempo, la ciudad ganó el hipódromo de Bella Vista, el Teatro Pereda, el campo de polo de La Magdalena, el Club Marítimo y el campo de golf Real Golf de Pedreña. El Palacio de la Magdalena y la Península ahora pertenecen a la ciudad de Santander y es un buen lugar para pasear y disfrutar de las magníficas vistas. Originalmente, la Península fue el hogar de la ermita de Santa Magdalena y de un castillo defensivo debido a su posición estratégica en la desembocadura de la Bahía de Santander. Estaba cubierto de encinas y bosque de pino , enviados por Alfonso XIII desde su palacio de El Pardo en Madrid. El palacio se utiliza ahora para actividades de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), que organiza cursos de verano académicos y encuentros de todo tipo , junto con una popular escuela de idiomas de verano .

Los tres galeones que aparecen en la Península fueron construidos por Vital Alsar en 1977 para cruzar el Atlántico. Ellos son una réplica de los utilizados por Orellana para descubrir el Amazonas. Alsar posteriormente las donó a la ciudad de Santander.

Más allá del Sardinero, se encuentra el promontorio conocido como Cabo Menor. Este es un paseo hermoso que tiene unas vistas maravillosas de la ciudad y de la costa de los alrededores y las montañas. Bordeando el campo de golf en Cabo Menor, llegamos a la preciosa cala de Mataleñas, con su playa de fina arena . Después de Mataleñas continuamos hacia el faro donde vemos los últimos puestos de defensa de la ciudad que datan de la guerra civil. Finalmente llegamos al faro de Cabo Mayor, con su monumento a los caídos en la guerra civil española de 1936-39. Se dice que los prisioneros eran arrojados desde estos acantilados durante la guerra.

Desde Posada El Cuadrante una de las posadas en Cantabria (Turismo Rural en Cantabria)esperamos que os haya gustado este post.

SOMO Y BAHÍA DE SANTANDER

Desde Posada El Cuadrante,uno de los alojamientos rurales de Cantabria (en la Bahía de Santander) os queremos comentar nuestra entorno:en comparación con otros pueblos de Cantabria, Somo es un pueblo de construcción bastante moderna y típica de la costa española.

En el pueblo se encuentra la impresionante playa, que se extiende desde El Puntal (a sólo un tiro de piedra desde Santander a través de la entrada de la Bahía de Santander) a lo largo del pueblo de Somo y hasta el vecino pueblo de Loredo. La playa tiene un telón de fondo de dunas de fina arena y es excelente para caminar y disfrutar de las vistas al mar. Las corrientes aquí puede ser muy fuertes así que hay que tener cuidado al bañarse. Una carrera de caballos llamad el Derby de Loredo, se celebra cada verano. La playa es también muy popular entre los surfistas y Somo tiene varias escuelas de surf y un centro de surf donde pueden ser alquilados los equipos.Es ideal para pasar tus vacaciones en Cantabria o realizar una escapada romántica.

En el otro lado del pueblo está el estuario conocido como Ría de Cubas, que es en realidad donde el río Miera desemboca en la Bahía de Santander. De este lado del pueblo, es posible tomar un barco que cruzando la bahía de Santander, nos lleva desde Somo parando en Pedreña y hasta la ciudad de Santander. Este es uno de los grandes atractivos de Somo ( sin necesidad de coche y en solo 20 minutos estaremos en la ciudad de Santander) – además de sus hermosas playas, sus restaurantes, tiendas, etc

Cruzando el puente sobre el Río Cubas llegamos al campo de golf , Real Club de Golf de Pedreña, construido en 1928 y considerado como uno de los más bellos de España. Un poco más adelante se llega a la localidad de Pedreña, que tiene un par de restaurantes justo al lado del mar enfrente del embarcadero, donde las sardinas hechas en la barbacoa exterior son buena opción si te gusta el pescado. Pedreña es famoso por sus almejas recogidas de la Bahía de Santander durante la marea baja. También es famoso por ser el lugar de nacimiento y escuela de golf de Severiano Ballesteros, que tiene una casa junto al campo de golf y se puede ver desde los pueblos de Pedreña y Somo.

En Somo encontramos dos talleres de cerámica donde los artistas venden sus propias creaciones, en contraste con la cerámica producida en masa.

Si nos dirigimos a poca distancia al este de Somo, se llega a las hermosas playas de Langre y Galizano del municipio de Ribamontán al Mar. La de Langre es una de las más bellas de la provincia, rodeada de acantilados donde las capas de fina arena son claramente visibles y que está rodeada de praderas verdes. Cuidado al bañarse debido a las corrientes. Cerca la playa de Galizano, muy pintoresca, formada también por el pequeño río que desemboca aquí en el mar . La playa en sí es prácticamente un estuario ideal para el baño y donde en una corta distancia disfrutamos de los verdes prados.

Santander se encuentra a orillas de una bahía amplia, la Bahía de Santander, la ciudad en realidad está orientada al sur, a pesar de que está en la costa norte de España.

Esto se debe al hecho de que ha crecido en la ladera sur de una península que cierra la bahía, lo que da lugar a esta posición privilegiada y protegida. Las mejores vistas de la bahía se pueden ver desde la ciudad de Santander, o desde la Península Magdalena. Mirando al sur, vemos los pueblos de Pedreña y Somo, y más allá Peña Cabarga, coronada por su antena de TV, y como telón de fondo la Cordillera Cantábrica con los Picos de Europa visibles en la distancia. Las más pintorescas playas de Santander son las que conducen al Palacio de la Magdalena. Enfrente se encuentra el largo banco de arena conocido como El Puntal, casi cerrando la bahía. Esta playa tiene la ventaja de que tiene dos lados, una al abrigo de la bahía, y la otra a mar abierto que se extiende hasta Somo y Loredo . Frente a la playa de Loredo podemos ver la isla de Santa Marina. La zona entre El Puntal y Somo es de uso frecuente por los bañistas nudistas. La bahía ha sido poco a poco reducida a lo largo de los siglos ya que los habitantes han ido ganando tierra lentamente al mar. Así, muchos edificios de la ciudad de Santander y en particular las zonas industriales de los muelles y el aeropuerto estan construidos sobre lo que fue una vez el agua …