Otoño en Cantabria - Posada El Cuadrante
16827
post-template-default,single,single-post,postid-16827,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Otoño en Cantabria

otoño en cantabria

21 Sep Otoño en Cantabria

Otoño en Cantabria

Desde Posada El Cuadrante en Somo, hoy le damos la bienvenida a la estación del otoño. Una de nuestras estaciones favoritas por los colores que aparecen en nuestro jardín. Jardín que se nos tiñe de colores rojos.

Actividades en Otoño

Aunque no es una de las estaciones donde la gente pueda disfrutar de días de vacaciones animamos a que visiten nuestra zona de Ribamontán al Mar. En estos días, podemos visitar de una forma más tranquila y sin aglomeraciones el Parque de La Naturaleza de Cabárceno. En él, podremos contemplar distintas especies de animales de gran interés. Disfrutar del teleférico y del restaurante del parque. Es un plan ideal para familias ya que se puede pasar el día entero en el mismo.

Otro plan estupendo en esta estación de otoño es conocer la ciudad de Santander. Visitando el Centro Botín, en el centro de la ciudad, El Palacio de la Magdalena, sus jardines o sus playas.  Esto puede complementarse con un estupendo paseo por la bahía para cruzar desde Somo hasta la ciudad.  En los barcos conocidos como las pedreñeras, que recorren la bahía de manera regular. También es posible recorrer la bahía de Santander con estos barcos. Estas excursiones se contratan en su oficina de Santander; mismo lugar del desembarco.

Otra visita que os recomendamos, sobre todo en el mes de otoño es el Bosque de Secuoyas. Este Bosque de Secuoyas se encuentra en Cabezón de la Sal y el otoño es una de las mejores estaciones para recorrerlo. Este bosque fue declarado Monumento Natural en el año 2003, con secuoyas que pueden llegar a medir más de 36 metros de altura. Existe una senda que nos permite pasear por él. La ruta dura entre 30 minutos y 1 hora, con una dificultad mínima. Las vistas en esta ruta son espectaculares. Existe un pequeño aparcamiento al inicio de la senda, justo en el cartel que indica el límite entre Cabezón de la Sal y Udías. Aquí deberemos dejar el coche.